Alrededor del Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, entre los actos llevados a cabo en colaboración con el Colectivo Feminista de Pontevedra, la Sociedad Galega de Sexoloxía se propuso reflexionar sobre dos temas que a veces pueden pasar desapercibidos y que consideramos constituyen violencia de género. La violencia sexual a través del tabú, mediante una performance, y la violencia obstétrica, en una jornada que a continuación trataremos de resumir.

JORNADA “EL EMBARAZO, DE LA ILUSIÓN A LA REALIDAD”. Pontevedra. 24 noviembre 2016

20161124_19465415235711_1024486754341107_5999282726188051155_o 15123204_1024486554341127_711191889959201840_o

El derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo, su embarazo, su parto y postparto y las intervenciones que se hagan durante este proceso a veces es vulnerado por el ejercicio del personal sanitario, convirtiéndose en una de las formas de maltrato a la mujer o violencia obstétrica. No solo el abuso de poder y amenazas constituyen violencia de género, también la desinformación sobre cualquier actuación sanitaria, la falta de consentimiento y la anulación de la mujer en la toma de decisiones sobre su embarazo, parto y postparto o la falta de respeto y de buen trato.

Desde un enfoque positivo y constructivo, el día 24 de Noviembre se llevó a cabo una jornada, que bajo el título “O embarazo, da ilusión a realidade” se abordó, desde el rigor científico, un tema que afecta a un gran número de mujeres; una de las vivencias que con mayor nitidez queda grabada en la retina da las madres y que, también, a quienes no pasan por esta experiencia, la sociedad se encarga de recordárselo, como si fuese cuestión sine qua non del ser mujer. Para ello tuvimos el honor de contar con Marta Bernárdez Carbón y Jesica Rodríguez Czaplichi.

Los aspectos tanto físicos como emocionales del embarazo los trató Marta Bernárdez Carbón, matrona y presidenta de la Asociación Gallega de Matronas, que nos presentó, desde su experiencia profesional, dos visiones del embarazo. La de la matrona con necesidades de evaluar, mediante datos y controles fiables, el estado de ese embarazo y parto, midiendo parámetros como la tensión, frecuencia cardiaca fetal, glucemias, pesos, ecografías…, y la de matrona en el papel de acompañamiento de esa mujer durante todo el proceso, haciendo hincapié en atender las necesidades desde la mujer embarazada, sus deseos y temores, lo que siente y como vive ese proceso, las herramientas que se le pueden ofrecer para que lo viva de forma lo más satisfactoria posible,…y reflexionar sobre la confrontación de intereses que, a veces, puede surgir con el punto de vista profesional.

Nos mostró el embarazo como una continuidad dentro de la vida de la mujer y los cambios que se suelen dar, desde modificaciones físicas y fisiológicas a las emocionales. Apoyándose en la evidencia científica y en las dimensiones causa efecto de cambios hormonales y del propio cuerpo como respuesta a este proceso, fue desmontando mitos y creencias que rodean el embarazo. La correlación de los niveles de ciertas hormonas responsables del desarrollo embrionario y fetal y sus efectos directos y otros colaterales como náuseas, hiperpigmentación de determinadas zonas, estreñimiento, mayor riesgo de esguinces, elevación del colesterol; modificaciones del cuerpo durante este proceso, sobrecarga circulatoria, alteraciones del funcionamiento del aparato digestivo y urinario, retención de líquidos,… y la repercusión en los estados emocionales, fueron algunos de los puntos tratados, pero con el foco siempre puesto en el consentimiento de la mujer y el buen trato por parte del personal sanitario que la acompaña en todos estos cambios que supone el embarazo, a fin de que pueda volver a ser la mujer que era antes e incorpore la experiencia como una vivencia enriquecedora.

Jesica Rodríguez Czaplichi, psicóloga perinatal , presidenta del al Asociación de Psicólogas Perinatales, retomó esta mesa redonda abordando el embarazo y la maternidad desde la sociedad y desde la propia mujer. Nos muestra el embarazo desde el ámbito de actuación puramente femenino, vinculado a la mujer que lo vive, apoyada por su entorno, y como uno de los saberes femeninos que se fue transmitiendo en la sociedad, hasta la medicalización y protocolización, donde la mujer corre el riesgo de no ser la protagonista de su propia experiencia.

Jesica nos habló de la experiencia de la maternidad a través de las teorías de Stern y las diferentes etapas por las que transita desde la ilusión a la realidad, y como su imaginario sobre el bebé suele ir evolucionando durante los meses de embarazo a modo de protección emocional. Así mismo, habló de la importancia del cuidado y apoyo, frente a los controles, durante este proceso para construir una identidad materna empoderada, acompañándola de exposición de casos reales.

Resaltó aspectos como las experiencias previas (la madre llega al parto ya con una historia), la capacidad de control de su cuerpo (sentirse participe de cada situación y poder decidir), la imaginación (los conceptos sociales que se entremezclan con sus deseos) y la seguridad (que va a depender en gran medida en su red de apoyo y de la confianza en las y los profesionales que la atienden). Así mismo puso énfasis en la importancia del acompañamiento tanto en el parto, por lo que supone una ruptura del vínculo imaginario con la realidad, como en el destete (siempre que sea deseado), por la ruptura del fuerte nexo creado durante el amamantamiento. En la importancia de tener en cuenta los aspectos psicológicos del puerperio, los cambios emocionales y cerebrales de la madre que pueden durar hasta los 2 años y que estarán determinados, en buena medida, por la red de apoyo con la que cuenta, las vivencias del embarazo y parto, su gestión, el fracaso de expectativas, la lactancia materna, etc, y donde pueden aparecer otros trastornos de salud mental.

Surgieron las preguntas, los testimonios en directo, el debate y la reflexión sobre las buenas prácticas y las prácticas deshumanizadoras, de tutelaje y anulación o minimización de la mujer. Entre estas la realización de la maniobra de Hamilton sin informar, que una mujer describió como “me sentí violada por el ginecólogo”, o la frase “te vas a arrepentir si no amamantas al bebé” pronunciada por una matrona. O la curiosidad de “hasta que edad es bueno amamantar” y sobre los embarazos en mujeres con diversidad funcional y enfermedades crónicas. También se debatió el papel de las doulas, que en determinados modelos de sociedad se perfilan como la red de apoyo, sus competencias y el intrusismo profesional en otras profesiones sanitarias que en algunos casos se les acusa.

A MODO DE CONCLUSIÓN: EL EMBARAZO ES EL ACONTECIMENTO EN LA VIDA DE MUCHAS MUJERES QUE PUEDE MODIFICAR TANTO SU MENTE COMO SU CUERPO. CADA MUJER VA A VIVIRLO DE FORMA DISTINTA dependiendo de sus experiencias previas, la información recibida, el estado físico y emocional y la presión o apoyo social y familiar.

LA NECESIDAD DE CADA MUJER DE DECIDER SOBRE SU VIDA PUEDE CREAR SITUACIONES DONDE LAS DECISIONES DE LOS PROFESIONALES Y LOS DESEOS DE LAS MUJERES PARECEN ESTAR CONTRAPUESTAS. LA INFORMACION VERAZ NOS DA LA CLAVE PARA CONSEGUR QUE LA ILUSION DE UN EMBARZO SEA AL FINAL UNA REALIDAD Y NO UN TRAUMA.

En nombre de la Sociedad Galega de Sexoloxía nuestro agradecimiento a estas profesionales por una jornada tan fructífera.

 

Lourdes Rodríguez Montes
Organizadora de la Jornada.
Miembra de la Directiva de la Sociedad Galega de Sexoloxía y del Colectivo Feminista de Pontevedra